El Beato Padre Cristóbal de Santa Catalina contará por primera vez con una imagen para su veneración y culto. Así lo ha comunicado la hermandad de Jesús Nazareno a través de un cartel elaborado para la celebración y bendición de la talla. La imagen es obra del imaginero cordobés Antonio Bernal y ha sido encargada por las Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno.

El Beato Padre Cristóbal de Santa Catalina guarda una estrecha relación con la hermandad de Jesús Nazareno. Así lo asegura Víctor Molina, hermano mayor de la cofradía. «En nuestra hermandad, después de Nuestro Padre Jesús Nazareno, el Beato Padre Cristóbal lo es todo. De hecho, está incluido como titular de nuestra hermandad desde hace unos años». El Beato Padre Cristóbal fundó la congregación de las Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno en 1673, y hasta el día de hoy sus hermanas «sólo contaban con alguna reliquia y algún cuadro pintado, pero nunca habían tenido una imagen de veneración», afirmó Molina.

La nueva imagen es de talla completa, con un tamaño en torno a 1,75 metros de altura. Aparece ataviada con el hábito franciscano en color negro, acorde con la sencillez que caracterizaba al beato. Cuenta con encarnaduras en la cara y en las manos y sostiene en una de ellas un trozo de pan, representación característica del Beato Padre Cristóbal. En palabras del máximo representante de la hermandad de Jesús Nazareno, «la imagen es un portento y creo que va a gustar mucho».

Durante los días 20, 21, y 22 de julio a las 20:30 horas tendrá lugar un solemne triduo en honor del Beato Padre Cristóbal, a cargo de José Antonio Rojas. Asimismo, la bendición de la imagen tendrá lugar el próximo sábado 23 de julio, a las 10:30 horas en la Capilla de Jesús Nazareno, en una misa oficiada por Francisco Jesús Orozco Mengibar, vicario general de la Diócesis.