La Agrupación de Cofradías de Semana Santa, a través de su Comisión de Cultos Externos, celebrará en Málaga del 10 al 13 de noviembre próximo unas jornadas religiosas para poner broche final a la conclusión del Año de la Misericordia, cuyo jubileo proclamara el Papa Francisco.

Bajo el nombre de “El Rostro de La Misericordia”, Leopoldo Guerrero, presidente de la referida comisión, presentó a la Junta de Gobierno agrupacionista celebrada ayer en su sede de San Julián un atractivo programa de actividades conmemorativas del tal efeméride. Este tendrá como finalidad más destacable procurar que los malagueños puedan tener una oportunidad única de visitar y conocer las imágenes cristíferas de nuestra ciudad, las cuales serán expuestas de manera extraordinaria en sus respectivos templos a fin de fomentar la contemplación y la oración, además de efectuar con ellas fervorosos besapies o besamanos, según sea la fisonomía de cada Titular en cuestión.

Tales devotas exposiciones tendrán lugar durante los días 11 y 12 de noviembre, intentándose procurar que nuestros Señores, Nazarenos o Cristos a exponer estén ambientados, vestidos y presentados de una singular manera, incluyendo el acompañamiento de imágenes secundarias u otras consideraciones decorativas, según estimen las respectivas albacerías y responsables en general de las cofradías y hermandades agrupadas.

Estas jornadas se abrirán el jueves día 10 con una misa inaugural en la Parroquia del Carmen, donde Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, dada su significativa advocación, será objeto de un culto especial. Y concluirán el domingo día 13 con la celebración de una solemne eucarística en la Catedral que será oficiada por el obispo de la Diócesis, monseñor Jesús Catalá. Con anterioridad, en la jornada del sábado 12, se llevará a cabo en la Iglesia de la Divina Pastora un encuentro formativo, el cual culminaría con un besamano a María Stma. del Gran Perdón, Titular de la Cofradía del Prendimiento, por ser su advocación “El Perdón” esencia fundamental de “La Misericordia”.

Como testimonio social y benéfico de esta celebración, la Agrupación y las cofradías agrupadas efectuarán aportaciones económicas que serán destinadas a colaborar con el proyecto diocesano “Calor y Café”, que estáorientado a dar techo y comida a personas sin hogar en nuestra ciudad.