Los cofrades malagueños ya conocen su cartel, la obra de Raúl Berzosa

455

Bajo una gran expectación y lleno completo de público, el Teatro Echegaray acogió ayer el acto de presentación del cartel anunciador de la Semana Santa de Málaga 2017, realizado por el pintor malagueño Raúl Berzosa Fernández. El Cristo de la Humildad (Ecce-Homo) se erige como principal efigie de la obra, acompañado por las sagradas imágenes de Pollinica, Paloma y la cotitular de la Agrupación de Cofradías, en una alegoría a la Pasión de Jesús, teniendo también como protagonista a la catedral malagueña, todo ello bajo una lluvia de pétalos rojos

La ceremonia, que fue transmitida en directo por 101tv, estuvo dirigida por el periodista y cronista de la Agrupación de Cofradías, Santiago Souvirón. El presidente de la institución cofrade, Pablo Atencia, saludó a los presentes e invitó a celebrar con esperanza y e ilusión las jornadas previas a la llegada de la Cuaresma, época de preparación de la venidera Semana Santa. Posteriormente tomó la palabra Sergio Corral, director de la
Fundación Unicaja, entidad patrocinadora de la presentación del cartel.

UNA SENTIDA PRESENTACIÓN DE PINTOR A PINTOR
Javier González de Lara, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y también pintor, fue el responsable de glosar el cartel oficial de la Semana Santa. Durante su disertación rememoró el carácter de “Cuaresma adelantada” que toman los primeros compases del año a partir del acto en cuestión: “Lo que el cartel va a anunciar es una celebración religiosa: la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, misterio capital de nuestra Fe”.

El cartel de Raúl Berzosa engloba, a través de las imágenes, dicha conmemoración. En primer término aparece reflejada la imagen del Cristo de la Humildad en su Presentación al Pueblo, obra del imaginero Francisco Buiza de 1982. En palabras del presentador, “es también la lección sublime de Nuestro Señor: la Humildad, como eje del cartel y de la vida de los cristianos”. Flanqueando a la talla se muestran las imágenes que abren y cierran la Semana Santa de Málaga: Jesús a su Entrada en Jerusalén, de Juan Martínez Cerrillo de 1943, y el Santísimo Cristo Resucitado, realizado por José Capuz Mamano en 1946.

En la presentación, González de Lara explicó sobre la obra que “un marco rectangular verde y morado retiene lo que está por acontecer. Las letras de MÁLAGA en caracteres tipográficos modernos, de enorme actualidad, representan un gran arco de la Ciudad que se prepara para la Semana Mayor. Como si el Señor pasara debajo del mismo para bendecir a la Málaga que Berzosa lleva en sus vivencias y en su corazón. Tan es así, que en la dedicatoria que el artista graba para siempre en su margen inferior derecho, puede leerse un escueto pero solemne: “A mi ciudad”.

Y toda esa simbología, incluso la tipografía inferior, difiere de la grabada en la parte superior del cuadro, adoptando un sentido más sobrio, más clásico cuando pinta las palabras mágicas: “Semana Santa”. Incorporando la Cruz de la Agrupación de Cofradías en una gran “letra A mayúscula” que emerge de forma contundente sobre las demás. Es un reconocimiento a la tradición, tributo a la entre comillas, “madre de todas las hermandades”.

Tras las imágenes del Señor de Pollinica y el Resucitado aparecen dos cortejos nazarenos: el primero, formado por capirotes morados y palmas, rememora la primera jornada procesionista. A su vez, junto a la talla de Capuz, capirotes blancos escoltan al símbolo de la Pascua y al trono de María Santísima de la Paloma, quien ocupa un espacio destacado al fondo de la creación.

El lado izquierdo de la obra queda enmarcado por el símbolo de la iglesia diocesana malagueña: La Catedral, vista desde una perspectiva que encuadra la fachada de la Encarnación, como símbolo “de reconocimiento ante los fieles de su grandeza, a la vez que de su indispensable custodia a lo largo nada menos que de dos milenios”, según definió González de Lara en su presentación. Todo el conjunto de la obra queda delimitado por los tonos en crema del fondo y una petalada de color rojo, símbolo de la Pasión de Cristo.

RAÚL BERZOSA: “YO HE INTENTADO HACER UNA OBRA COFRADE”

Finalizada la presentación tomó la palabra el autor de la obra, Raúl Berzosa, quien agradeció la oportunidad que la Agrupación de Cofradías le brindó con su designación. El pintor definió su trabajo como una vía de apoyo a la fe de los cristianos: “Yo he intentado hacer una obra cofrade, pero al mismo tiempo con un sentido religioso, no quedarme en la representación de tal o cual imagen; sino aprovechar el cartel para dar una clase de catequesis, parece obvio hablar de la relación cartel de la Semana Santa y religión, pero en los tiempos que corren donde se busca desacralizar todo, es muy importante que los cofrades luchemos por nuestros valores, nuestras creencias, y cada uno con sus herramientas, en mi caso los pinceles”.

Sobre la dedicación al Cristo de la Humildad, Berzosa explicó que “siempre he dicho que soy un cofrade tardío. Yo he crecido en los Maristas y mi recuerdo de la infancia es ir con el colegio a la Victoria y ver un Cristo con manos cruzadas y con una mirada que transmitía paz; esa imagen que me llamaba la atención se repetía en mi casa, en la mesita de noche de mi abuela se encontraba ese mismo Cristo que me transmitía serenidad”.

Cerraron el acto el presidente de la Diputación Provincial, Elías Bendodo, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, quienes defendieron el papel de las hermandades como eje dinamizador de la vida social de la ciudad, al tiempo que recalcaron la importancia de apoyar y mantener vivas las tradiciones con el apoyo de las instituciones públicas y privadas.