Las buenas prácticas en la custodia y gestión del patrimonio de las Hermandades de Sevilla vuelve a ponerse en entredicho. Un hermano de Monte-Sión encontró en un mercadillo cuatro candelabros del palio de la Virgen del Rosario cuya autenticidad pudo comprobar in situ sin dar crédito a lo que veían sus ojos. El joven cofrade decidió adquirir los candelabros y poner en conocimiento de los órganos de gobierno de la cofradía del Jueves Santo tan sorprendente hallazgo.

El joven cofrade explicó en el último Cabildo General de Cuentas de la corporación que encontró los cuatro candelabros del palio anterior a la coronación de la Virgen del Rosario en un puesto ambulante del mercadillo de Montequinto y no dudó en comprarlos de su propio bolsillo con la intención de salvaguardar lo que era patrimonio de la hermandad con sede en la calle Feria. El cofrade explicó los detalles de la adquisición y mostró los candelabros ante los hermanos y la propia Junta de Gobierno de Monte-Sión y exigió las explicaciones oportunas que hasta el día de hoy no han sido ofrecidas, por lo que no existe hasta el momento una versión oficial de lo ocurrido.

Según ha podido conocer XYZ, en el transcurso del Cabildo General de Cuentas donde se dió a conocer el hallazgo de los candelabros del palio de la Virgen del Rosario en un mercadillo, otros hermanos pusieron en evidencia otros hechos cuestionables, como la pérdida de la cruz de la corona de la Virgen o el escudo de oro del rosario de la virgen. Incluso otro hermano de Montesión mostró públicamente un trozo del rosario del antiguo palio, encontrado en un anticuario, exigiendo asimismo explicaciones que la Junta de Gobierno que preside Manuel Soto Díaz como hermano mayor.